Aprende a cambiar fácilmente un grifo

Es habitual que con el tiempo los grifos de una vivienda se acaben deteriorando, se descuelguen y no funcionen correctamente. En ocasiones estas tareas se van postergando para no tener que gastarnos dinero en llamar a una fontaneria Galapagar, pero hay que saber que si solamente gotea, no es necesario lleva a cabo un trabajo demasiado complicado. Simplemente con cambiar la arandela o la pieza que falle, será suficiente. Incluso si hay que cambiar el grifo entero, no es motivo de preocupación. Si no sabes cómo tienes que hacerlo, a continuación te vamos a dar una serie de consejos que te van a ayudar.

Inspección del fregadero

Lo primero que hay que hacer es mirar las aberturas que hay así como la distancia a la que se encuentran cada una. Lo más probable es que debas mirar por la parte de abajo para asegurarte. También es muy importante saber el tipo de grifo que se va a necesitar para elegir el correcto.

Compra del grifo nuevo

Si el grifo que vas a reemplazar vas a usarlo de manera habitual y quieres que te dure bastante tiempo, lo más recomendable es optar por uno que sea de calidad. Puedes encontrarlos desde 15 euros hasta cantidades mucho más elevadas. Echando un vistazo por Internet podrá ayudarte a decidirte entre el mejor.

Revisar las instrucciones

Si no se tienen los pasos claros a la hora de cambiar un grifo, puede llegar a resultar una tarea bastante frustrante. Por eso lo mejor es seguir las instrucciones que el fabricante adjunta con el grifo. De esta manera vas a tardar menos tiempo.

Herramientas adecuadas

Puedes conseguir una llave inglesa por muy poco dinero y te va a resultar bastante útil para esta tarea, ya que podrás llegar hasta la zona situada en la parte trasera del fregadero y poder quitar las tuercas. Una vez lo hayas conseguido, coloca los tornillos y las tuercas en un lugar en el que estén seguras para que no las pierdas.

Iluminación correcta

A la hora de cambiar el grifo es fundamental que la zona en la que vayas a trabajar se encuentra iluminada correctamente. Una lámpara que sea portátil o una linterna, pueden servirte de gran ayuda.

Cerrar la llave de paso

Bajo el fregadero tienen que existir dos líneas que salgan de la pared para subir hasta el grifo. Cada una de ellas cuenta con una válvula, una para el agua fría y otra para la caliente. Debes girar las dos a la derecha para cortar el agua.

Afloja el grifo

La tuerca del tubo situada encina de la válvula tendrás que aflojarla para poder levantar los tubos. Ten la precaución de tener un trapo a mano ya que el agua contenida en este lugar va a salir. A continuación retira las tuercas grandes que se encuentran sujentando el grifo con la ayuda de la llave inglesa.

Limpieza del fregadero

Friega perfectamente el lavabo antes de proceder a cambiar el grifo. Es posible que incluso tengas que raspar algo para quitar cualquier depósito de cal existente. Puedes usar vinagre también, ya que este ingrediente disuelve estas incrustaciones que te van a suponer un obstáculo a la hora de instalar el grifo nuevo de manera adecuada.

Montar del nuevo grifo

Fija los tubos bien al grifo nuevo antes de proceder a instalarlo. Después muévelo por el agujero y aprieta la tuerca con la precaución de parar antes de llegar al tope, así podrás comprobar si ha quedado bien recto el grifo. Cuando estés seguro de ello, aprieta bien todas las tuercas. Inserta en las válvulas el tubo y vuelve a apretar las tuercas.

Comprobaciones

Abre el grifo y comprueba que no existen fugas. Espera unos diez minutos y vuelve a comprobarlo. Si todo está bien, el trabajo ha finalizado, si no es así, aprieta de nuevo las tuercas y vuelve a comprobar que el agua no se escapa por ningún lado.